Consejos para cuidar la voz.

Es uso incorrecto de la voz.

Mediante la voz la persona logra expresarse y comunicarse de una forma única. La voz pone en manifiesto nuestra identidad, dice quién somos y cómo somos.

Cuando se produce una alteración en las cualidades de la voz se conoce con el nombre de disfonía. La ausencia total de la voz se denomina afonía.

Hay dos tipos de disfonías. Las disfonías funcionales en las que no existe lesión en las cuerdas vocales y las disfonías orgánicas que son cuando se produce una alteración en las cuerdas vocales.

Son muchas las personas que utilizan la voz como herramienta de trabajo, como medio de comunicación. Para que la voz sea eficaz tiene que darse en un marco de equilibrio fisiológico, para que la persona pueda gozar de salud vocal.

Diariamente las personas rompemos este equilibrio fisiológico mediante acciones que pueden dañar nuestras cuerdas vocales y terminar con una disfonía las causas más habituales son:

  • Hablar por encima del nivel conversacional, es decir, por encima de nuestras posibilidades.
  • Estar sometido a una gran exigencia vocal.
  • Gritar en situaciones excitantes como en partidos de fútbol.
  • Aclarar constantemente la garganta por medio del carraspeo.
  • Tabaquismo.
  • Exposición a contaminantes.
  • Consumo excesivo de alcohol, el cual deshidrata las cuerdas vocales.
  • Tensión excesiva e innecesaria de los músculos laríngeos en el momento de la fonación.
  • Factores psicológicos y de personalidad pueden incrementar la tensión a nivel de la laringe.
  • Una incorrecta respiración tiene implicaciones en la emisión vocal.
  • Alteración de la sincronía muscular entre la fase inspiratoria-espiratoria.

Igualmente el mal uso y abuso de la voz pueden provocar problemas como nódulos (lesiones benignas más comunes de las cuerdas vocales), pólipos (lesión llena de líquido que se puede producir de manera lateral o bilateral), edema de Reinke (acumulación de una sustancia gelatinosa bajo la cubierta mucosa de las cuerdas vocales).

Todo estos factores pueden tener como resultado la pérdida de la voz, o lo que se conoce comúnmente como ronquera. En este artículo nos vamos a centrar únicamente en las disfonías asociadas a un mal uso o abuso de la voz, sin entrar en el ámbito de otras causas que pueden afectar a la voz ya que merecen un artículo especial.

En determinados momentos de la vida por necesidades profesionales o laborales se necesita que la voz sea más intensa, es necesario hacer un mayor uso de ella, utilizar un tono más agudo para llegar a la audiencia, sí a este hecho le añadimos un ambiente ruidoso y un  mayor nivel de estrés se traduce a un abuso vocal que si se mantiene en el tiempo puede convertirse en mal uso vocal o la pérdida de la coordinación entre los distintos elementos que forman el acto fonatorio.

El comportamiento inadecuado vocal puede ocasionar cambios en la estructura celular de las cuerdas vocales, afectando a su función. Si persiste el mal uso vocal, porque así la persona cree consigue un mejor rendimiento vocal, los resultados de esta incorrecta acción mantenida en el tiempo producen cambios en la estructura laríngea, como hemos comentado anteriormente pudiendo evolucionar e incluso cronificarse ocasionando lesiones a nivel laríngeo.

Siendo en estos casos imprescindibles la rehabilitación vocal, realizada por un logopeda experimentado en patología de la voz, con el propósito de  romper este vicio vocal y proporcionar las herramientas necesarias, para tener una adecuada salud vocal. Sin olvidar que algunas disfonías van a  requerir cirugía.

Síntomas y signos de alarma.

Dependiendo del tipo de patología que presenta el paciente se podrán ver afectadas las distintas características acústicas de la voz.

Algunos de los síntomas de que la salud de la voz no está bien y que debemos de pedir ayudan son:

  • Disfonía, generalmente suele acompañarse de una voz ronca. La voz puede presentar un tono más bajo, más grave, existe menos potencia vocal.
  • Alteraciones en la voz: la voz puede tener un tono bajo, un timbre soplado e intensidad débil.
  • Fatiga vocal.
  • Voz monótona.
  • Esfuerzo para hablar.
  • Voz con evidente escape aéreo.
  • Voz con menor intensidad.
  • Falta de control de aire a final de las frases.
  • Tensión en la musculatura del cuello.
  • Dolor laríngeo.
  • Garganta irritada.
  • Sensación de cuerpo extraño en la laringe.
  • Picor, sesación de quemazón y tos constante.

El tratamiento de los trastornos de la voz, cambian dependiendo de la causa que los ocasionó. En la mayoría de las ocasiones es fundamental que el logopeda realice una rehabilitación vocal, siempre teniendo en cuenta las recomendaciones  y el criterio del médico O.R.L.

Generalmente muchos trastornos de la voz pueden tener un pronóstico positivo si se detectan precozmente.

Consejos para cuidar la voz.

Utilizar la voz adecuadamente requiere un aprendizaje, y un abandono de los malos hábitos que se han instaurado.

Las pautas que se ofrecen en este artículo no sustituyen la terapia realizada por un logopeda, son en sí una serie de consejos para cuidar la voz y evitar forzarla, para darle los mismos cuidados que a cualquier otro órgano de nuestro de nuestro cuerpo. Dicho artículo está enfocado en la detección y eliminación de los comportamientos vocales inadecuados, con el objetivo de enfatizar y poner en práctica comportamientos o hábitos vocales saludables para la salud de la voz. Sin olvidar que siempre que existan problemas en la voz se debe de acudir al médico.

Consejos que pueden ayudarte a tener una voz sana:

  • Intente no forzar la voz, evite comunicarse en ambientes ruidosos, no intente hablar por encima del ruido ambiental. No chille, ni hable gritando. Hable a un ritmo adecuado, articulando bien cada sonido. Manteniendo una adecuada postura corporal.
  • Elimine el consumo de tabaco y evite los ambientes cargados de humo. El tabaco es un gran enemigo para la salud en general.
  • Evite el carraspeo es una agresión para la salud de las cuerdas vocales. Cuide la voz en los procesos de catarro, de bronquitis…etc.
  • Intente dormir las horas suficientes para obtener el óptimo rendimiento de la voz, el descanso mantiene las cuerdas vocales elásticas. Si habla más de cuatro horas seguidas intente descansar la voz realizando periodos de 20 minutos de silencio dos veces al día.
  • Haga ejercicio físico moderadamente. No levante pesas a la vez que habla o tararea una canción.
  • Beba al menos dos litros de agua diarios, para que la mucosa que recubre las cuerdas vocales esté bien hidratada. No abusar de las bebidas alcohólicas. La bebida excesivamente caliente o fría es perjudicial.
  • Coma adecuadamente, algunos alimentos están desaconsejados para la salud de la voz. Igualmente evite comer caramelos de menta, porque resecan la mucosa que recubren las cuerdas vocales.
  • Consulte siempre a su médico si tiene una ronquera o problemas en la voz de diez días de duración.
  • Intente no utilizar el aire pulmonar residual para hablar evitando así la sensación de ahogo y que no se llega al final de la frase. Respirar adecuadamente, dejando que el abdomen y la zona intercostal se muevan libremente. Respirar bien, es sinónimo de tener una correcta voz.
  • Aprenda a cuidar su voz y a hacer un buen uso de ella. No olvide que es su mejor herramienta de comunicación.

 

By | 2017-04-16T17:30:18+00:00 Abril 16th, 2017|Categories: Disfonía, Logopedia, Trastornos de la voz|0 Comments
Diplomada en Logopedia por la Universidad Complutense de Madrid, Experta en Patología de la Voz, Experta en Intervención Logopédica: Perturbaciones del Lenguaje y la Audición por la Facultad de Alcalá de Henares, Educadora de discapacitados Psíquicos y físicos y he realizado diferentes cursos dentro del ámbito logopédico.

Leave A Comment