Terapia logopédica en respiradores orales.

La respiración.

Con el siguiente artículo pretendemos hablar de un aspecto tan vital en nuestra vida: “la respiración”. Hablar de respiración es hablar de vida pero sin embargo en muchas ocasiones pasa desapercibida, no se le dá la importancia que tiene.

La respiración es una función vital para el ser humano, consiste en un intercambio de oxígeno que se inspira y dióxido de carbono que se espira. Consta de dos tiempos: inspiración  y espiración, ambas representan un ciclo respiratorio.

La respiración es una función automática y principalmente involuntaria, sin embargo puede ser adaptada y ajustarse a las necesidades fisiológicas de la persona, de una manera indirecta como es en el caso del habla.

La respiración en reposo debe ser nasal. La función de la nariz durante la respiración es la de humidificación, calentamiento o enfriamiento y filtración del aire inspirado.

No obstante, la respiración nasal o por la nariz puede verse alterada a consecuencia de una obstrucción. Dicha obstrucción  puede ser la causa de la respiración oral. Las obstrucciones nasales pueden tener etiología diferente. Pueden ocurrir en la nasofaringe (adenoides), en la orofaringe (amígdalas) o en la nariz (desvío del tabique nasal)

La respiración oral no es una enfermedad en sí, es un conjunto de trastornos que dan lugar a que  la respiración se altere.

El otorrinolaringólogo será el especialista que determinará si existe o no una causa mecánica que dificulte la respiración nasal, ya que de ser así, este hecho influye en la terapia miofuncional que es una especialidad dentro del campo de la logopedia. La evaluación del otorrino en el caso de respiración oral siempre debe de tenerse en cuenta en la terapia de logopedia.

La respiración bucal puede ocasionar  la presencia de  maloclusión dental, puede dificultar  un adecuado sellado labial, la posición correcta de la lengua en reposo y al final la alteración de una función puede afectar a otras funciones y a  estructuras del sistema fonoarticulatorio, como queda reflejado en la práctica diaria con los pacientes que reciben terapia logopédica.

En estos casos la valoración de los profesionales del área de odontología se hace imprescindible en la terapia logopédica.

En el caso de que se sospeche la posibilidad de una lesión neurología, se debe derivar al neurólogo.

Los hábitos de succión del pulgar y/o el uso del biberón o el chupete más allá de la edad recomendada pueden alterar la respiración.

La capacidad de trabajar en equipo, es imprescindible para un adecuado tratamiento y  pronóstico del paciente.

Consecuencias de la respiración oral.

  • El hábito de la respiración oral ocasiona problemas en todas las personas, sin embargo los niños van a ser los más vulnerables debido a que están en pleno desarollo.
  • La respiración es una función del sistema estomagtonático. Interviene directamente en la producción de la voz y del habla, por consiguiente sus alteraciones pueden ocasionar que estas se alteren.
  • La respiración es la base de la voz, si no se realiza correctamente la voz se cansa, el sonido no sale de manera natural y las palabras salen con esfuerzo.
  • La respiración y el habla están íntimamente relacionadas, para hablar bien hay que respirar bien, cuando esto no ocurre el habla se distorsiona, el ritmo se altera, etc.
  • Algunas alteraciones de la voz y el habla están ocasionadas por una incorrecta técnica respiratoria.
  • La coordinación fonorespiratoria evita tensiones a nivel  laríngeo.
  • La respiración oral  puede cambiar la morfología de las estructuras fonoarticulatorias afectando a otras funciones del sistema estomagtonático como son la masticación y la deglución. En la respiración oral la posición de la lengua en reposo es anómala lo que favorece la deglución atípica
  • Otra de las consecuencias negativas de la respiración oral es la falta de concentración y mayor cansancio.

Alteraciones causadas por el modo respiratorio incorrecto:

Alteraciones a nivel craneofaciales:

  • Hipodesarrollo maxilomandibular.
  • Cara asimétrica.
  • Alteraciones en la articulación temporomandibular (ATM).
  • Postura hioides deprimido, etc.
  • Alteraciones dentarias y oclusales:
  • Desarmonía en los componentes esqueléticos, funcionales y dentales: maloclusión clase II, mordida abierta, mordida cruzada, apiñamiento de dientes, etc.

Alteraciones en las estructuras fonoarticulatorias:

  • Narinas estrechas o inclinadas.
  • Desvío del septo.
  • Hipofunción de las mejillas.
  • Mandíbula relajada.
  • Hipofunción de los músculos elevadores de la mandíbula.
  • Hiperfunción del musculo mentoniano.
  • Alteración del tono de los labios, labio superior hipotónico, corto e inferior evertido.
  • Musculatura suprahioidea alterada.
  • Lengua en posición de reposo incorrecta, tono lingual alterado.
  • Posición de la lengua incorrecta para regular el paso del aire.
  • Paladar duro alto y estrecho.
  • Hipertrofia de arrugas palatinas.
  • Alteraciones de las funciones estomatognáticas:
  • Alteración de la masticación.
  • Masticación con los labios abiertos.
  • Masticación ruidosa.
  • Deglución atípica.
  • Protrusión lingual.
  • Anteriorización de la cabeza.
  • Asimetría facial.
  • Parafunción de los músculos de la cara.
  • Tono de la musculatura facial alterado.
  • Acumulo de la saliva a nivel de comisuras labiales.
  • Habla imprecisa, con articulación defectuosa o distorsionada, dificultad principalmente  para pronunciar correctamente los sonidos  /s/ y  /r/, pero igualmente puede exitir dificultad para pronunciar otros y ritmo alterado.
  • Alteración de la voz, que puede resultar ronca, apagada, etc.
  • Alteración de la nasalidad

Alteraciones posturales:

  • Posición incorrecta de la cabeza en relación con el cuello.
  • Hombros caído y tórax hundido.
  • Tensión muscular en la zona cervical.

Otras alteraciones:

  • Faringitis, laringitis.
  • Peor rendimiento físico.
  • Mayor cansancio.
  • Otitis de repetición.

Evaluación de la respiración.

El sistema orofacial es un conjunto de órganos encargado de las funciones de respiración alimentación, articulación y fonación; el logopeda como especialista en terapia miofuncional, tiene la competencia de evaluar, diagnosticar y tratar aquellas alteraciones ocasionadas en el sistema orofacial, junto con otros profesionales que nos ayudan a realizar adecuadamente nuestro trabajo.

El propósito fundamental de la evaluación logopédica de la respiración es:

  • Objetivar el tipo de respiración en reposo y en el habla que presenta el paciente.
  • Identificar el modo respiratorio.
  • Determinar si existe o no alteraciones y si es así, a que otras funciones o estructuras puede estar afectando o alterando.
  • Conocer la causa que está originando una inadecuada respiración.
  • Derivar o solicitar pruebas a otros profesionales relacionados con el sistema orofacial.
  • Realizar un diagnóstico y elaborar un plan de tratamiento.

Ventajas que aporta la terapia logopédica en los respiradores orales:

Todo plan terapéutico está relacionado con el diagnóstico realizado a cada paciente, en función de ese diagnóstico se establecerán una serie de ejercicios y técnicas respiratorias adaptadas a las dificultades particulares que presente cada paciente, así como a la edad. Siempre con el objetivo final de siempre de facilitar, adquirir y automatizar una respiración correcta.

El tratamiento debe ser integral, contemplando todos los aspectos de la persona.

Es importante señalar que la detección precoz, así como corregir la causa que origina la respiración oral, mejora el pronóstico.

Los beneficios de tener una respiración correcta:

Los beneficios de una adecuada respiración son múltiples, produce una sincronía favorece  la salud  general de la persona.

  • Mejora la alineación en relación de la cabeza con el cuello.
  • Evita tensiones a nivel cervical.
  • Mejora el rendimiento físico.
  • Favorece la atención y concentración.
  • Mejora la función de los músculos suprahioideos e infrahioideos.
  • Mejora la función de los músculos elevadores de la masticación.
  • Favorece la expresión facial y la tonicidad de la musculatura facial, lo que se traduce entre otros aspectos a una mejor estética facial.
  • En el caso de los niños favorece el crecimiento general de la cara, evitándose así, deformaciones óseas, alteraciones dentarias y maloclusión dentaria.
  • Mejora el equilibrio del sistema estomatognático.
  • Posibilita que se instaure una deglución adulta.
  • Favorece la postura lingual adecuada tanto en reposo, como en la deglución.
  • Mejora la voz en todos sus parámetros: intensidad, timbre y tono.
  • Evita tensiones a nivel de la laringe
  • Mejorar la articulación de las palabras y el ritmo del habla.
  • Evita tensiones emocionales.
  • En definitiva, ayuda a vivir mejor.

 

By | 2017-05-09T23:07:27+00:00 abril 4th, 2017|Categories: Terapia miofuncional, Uncategorized|0 Comments
Diplomada en Logopedia por la Universidad Complutense de Madrid, Experta en Patología de la Voz, Experta en Intervención Logopédica: Perturbaciones del Lenguaje y la Audición por la Facultad de Alcalá de Henares, Educadora de discapacitados Psíquicos y físicos y he realizado diferentes cursos dentro del ámbito logopédico.

Leave A Comment