TERAPIA DE LA DEGLUCIÓN EN PARÁLISIS CEREBRAL

TERAPIA DE LA DEGLUCIÓN EN PARÁLISIS CEREBRAL

Terapia de la deglución.

Tal como hemos indicado en artículos anteriores, los problemas del tono muscular y movimiento que presentan los pacientes con parálisis cerebral infantil, afectan a la coordinación necesaria para masticar y tragar de forma eficaz y segura. Este hecho representa un desafío tanto para la persona afectada como para los padres debido a que afecta a la calidad de vida de ambos.

La deglución no es un proceso sencillo y, por lo tanto requiere de un adecuado desarrollo neuromotor y de que se establezcan las conexiones entre las distintas  estructuras destinadas a este proceso. Por consecuencia del daño cerebral, como es en el caso de la parálisis  cerebral, la deglución se va a ver alterada.

Las diferencias morfológicas y estructurales que a simple vista presenta un niño con parálisis cerebral van a ocasionar una disfunción de la boca y de sus alrededores, por ejemplo, es frecuente ver al niño con la boca abierta, babeando, sin poder retener la saliva dentro de la boca y ser tragada.

Evaluación de la disfagia.

En el caso de la disfagia se deben hacer estudios clínicos de la eficacia y seguridad  para que la alimentación  pueda  adaptarse  a las condiciones particulares de cada paciente facilitando así, la  seguridad, nutrición y el placer de comer por medio de la modificación de la consistencia y textura de los alimentos, tanto solidos como líquidos.

La disfagia puede ser evaluada por un logopeda mediante métodos subjetivos, junto con el equipo multidisciplinario. No obstante es imprescindible que dicha evaluación se realice mediante observación clínica, por el equipo médico que cuenta con métodos objetivos;  como la videofluoroscopia  y la evaluación de la deglución por endoscopia de fibra óptica.

En primer lugar es fundamental identificar los síntomas para realizar una precoz intervención, se ha observado que una intervención temprana mejora el pronóstico del paciente. La intervención tiene que ser dentro de un equipo multidisciplinario. Estos resultados surgieren por un lado, que la actuación del logopeda es necesaria, y por otro lado, que nuestra actuación depende de otros profesionales como el neurólogo, el fisioterapeuta, etc., sin ellos la terapia fracasaría, así como  la ética profesional.

La evaluación y la intervención son imprescindibles debido a que como consecuencia de la disfagia se pueden producir deshidratación, desnutrición, obstrucción de la vía aérea e incluso neumonía.

Terapia.

Como hemos hecho referencia anteriormente, en el caso de la disfagia se deben hacer estudios clínicos de la eficacia y seguridad  para que la alimentación  pueda  adaptarse  a las condiciones particulares de cada paciente facilitando así, la  seguridad, nutrición y el placer de comer por medio de la modificación de la consistencia y textura de los alimentos, tanto solidos como líquidos,

Un alto porcentajes de pacientes con parálisis cerebral van a tener dificultades para tragar siendo necesario añadir espesantes a los alimentos y a las bebidas para ayudarlos a que traguen de forma eficaz y segura.

Teniendo en cuenta que los alimentos deben ser adaptados según el tipo de disfagia y el grado de afectación, existen dietas que forman bolos alimenticios de fácil deglución como purés espesos y homogéneos eliminando mezclas de texturas que dificultan la deglución.

Resultado de imagen de texturas disfagia

Los líquidos como el agua generalmente es muy peligrosa, por lo que se deben utilizar espesantes con el objetivo de adaptar la viscosidad a la textura tolerada por el paciente (néctar, miel o pudding).

En la terapia se tendrá  en cuenta la afectación motora, las fases de la deglución afectadas  así como el nivel cognitivo del paciente. La terapia  se va a centrar por un lado,  en acciones dirigidas a  intentar conseguir una deglución oral eficaz y segura exenta de complicaciones respiratorias y de manera colateral  se intentara mejorar  las dificultades de la comunicación.

Para algunos pacientes afectados de parálisis cerebral  no es seguro comer por boca por el riesgo evidente de atragantamiento o aspiración que ello conlleva, por lo que será necesario la colocación de sonda que puede ser por un tiempo determinado o de forma definitiva de alimentación.

La terapia abarcará los siguientes aspectos:

Las recomendaciones se establecen de forma general,  no se puede establecer un tratamiento como base. Siempre se debe tener presente las características de cada paciente y adaptar el tratamiento a su sintomatología que dependerán de la afectación de la función motora, la dificultad de succión, masticación, deglución, etc… Que se hayan recogido de una exhaustiva evaluación.

La rehabilitación comprenderá:

Estrategias compensatorias. Se pueden utilizar en pacientes con alteración cognitiva. No modifican la fisiología de la deglución pero sí, la hacen eficaz y segura, evitando de esta manera complicaciones respiratorias.

  • Modificación del volumen, la viscosidad y la velocidad de los alimentos.  Siempre según criterio médico.
  • Estrategias de incremento sensorial.
  • Cambios posturales para evitar el riego de aspiración y facilitar el paso del bolo alimenticio.
  • Cambios conductuales y ambientales
  • Control manual de mandíbula.

Estrategias de rehabilitación. Se realizan en función de las distintas etapas deglutorias afectadas y de las diferentes estructuras implicadas en cada una de ellas. Están más enfocadas a pacientes sin alteración cognitiva. Dichas estrategias cambian la fisiología de la deglución

  • Maniobras deglutorias en función de su capacidad.
  • Realización de praxias neuromotoras pasivas y activas, para mejorar las estructuras orofaciales
  • Estimulación táctil de la musculatura oro-facial
  • Ejercicios de cierre glótico.
  • Ejercicios para potenciar el reflejo tusígeno.
  • Ejercicios velo-palatinos.
  • Ejercicios de coordinación respiratoria.
  • Ejercicios de facilitación articulatoria

Entre el material a utilizar cabe destacar: utilización del sistema Ora-Light, vibradores y vendaje neuromuscular (Taping Neuro Muscular).

METODOLOGÍA:

La terapia está dividida en el manejo de técnicas compensatorias y estrategias de rehabilitación para la disfagia y en  la aplicación de terapia miofuncional  que permita mejorar los problemas que afectan la respiración, la masticación, la articulación y la deglución.

La evaluación será continúa por lo que, nos permitirá realizar las adaptaciones oportunas.

Dentro de un contexto multidisciplinar y estableciendo pautas de actuación con la familia y con los diferentes profesionales.

Las dificultades asociadas  en la parálisis  cerebral en el aspecto de la alimentación  y del lenguaje pueden ser varias y en diferentes grados, sin embargo el apoyo constante que se le ofrece al paciente y sus familiares hará que estas sean menos limitantes y por el contrario, resulten llevaderas través de la terapia logopédica.

En proximos artículos hablaremos sobre las consideraciones a tener en cuenta en el momento de la comida. Esperamos que sea de su interés.

Diplomada en Logopedia por la Universidad Complutense de Madrid, Experta en Patología de la Voz, Experta en Intervención Logopédica: Perturbaciones del Lenguaje y la Audición por la Facultad de Alcalá de Henares, Educadora de discapacitados Psíquicos y físicos y he realizado diferentes cursos dentro del ámbito logopédico.

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.