El Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad mental irreversible y progresiva, que ataca a las células nerviosas en todas las zonas de la corteza cerebral. Paulatinamente destruye la memoria y las capacidades cognitivas como el lenguaje.

El Alzheimer se produce por la reducción de acetilcolina (neurotrasmisores). Es una enfermedad compleja de causa desconocida, en la que actúan múltiples factores. Se considera que la enfermedad de Alzheimer es  la primera causa de demencia, de ahí que la detección precoz de los primeros síntomas es fundamental.

Síntomas.

Al inicio de la enfermedad de Alzheimer aparecen pequeñas pérdidas de memoria, pero estas pérdidas cada vez se van haciendo más acentuadas e incapacitantes, que van empeorando al pasar el tiempo por lo que el enfermo tendrá dificultad para realizar las simples tareas diarias, grandes dificultades intelectuales, para hablar, comprender, comunicarse, leer o escribir.

El lenguaje es una de las áreas que se ven afectadas en la enfermedad de Alzheimer, los primeros síntomas son dificultad para nominar los objetos, esto da lugar a que el discurso del paciente esté vacío. Es general el uso de palabras comodín como “esto, eso”, para solucionar las dificultades de nominación. La comprensión se va ver afectada en etapas más avanzadas, aunque al principio pueden existir dificultades en el lenguaje figurado. Dificultad en la repetición, parafasias siendo más frecuentes las semánticas, es decir, cambiar una palabra por otra que guarda cierta similitud de significado por cercanía u oposición, con la palabra que sustituye por ejemplo frio por calor. Con la evolución de la enfermedad se va deteriorando progresivamente el lenguaje hasta llegar al mutismo en las fases finales.

La persona enferma de Alzheimer con el tiempo empeora hasta tal extremo que la demencia interfiere en las actividades de la vida cotidiana. En la última etapa la persona con Alzheimer pierde la memoria y el funcionamiento mental, dependiendo completamente de terceras personas para su cuidado.

Los síntomas que se manifiestan en el enfermo de Alzheimer son:

  • Impedimento para poder retener información nueva y olvidan rápidamente la que han aprendido recientemente.
  • Dificultad para recordar fechas importantes, o acontecimientos. La información más antigua o remota está conservada hasta fases más avanzadas.
  • Deterioro de la capacidad de razonamiento, falta de flexibidad cognitiva y dificultad en la abstracción.
  • Afasia: pérdida del lenguaje que afecta tanto a la expresión oral como a la comprensión oral. La lectura y la escritura también van a estar afectadas.
  • Apraxia: dificultad para realizar los movimientos coordinados con un fin, el paciente no va a poder,  por ejemplo  vestirse o abrocharse los cordones, etc.
  • Apraxia del habla: distorsiona u omite los sonidos, dificultad para unir las letras en un orden correcto.
  • Apraxia orofacial: dificultad para hacer los movimientos con la cara, como sacar y meter la lengua.
  • Desorientación: problemas de orientación que se hacen más evidentes al salir de su entorno conocido. Según va avanzando la enfermedad es normal que el enfermo de Alzheimer se pierda incluso en lugares muy conocidos y habituales para él.
  • Agnosia: dificultad para el reconocimiento de los objetos, de las personas, en la fases más avanzadas incluso no reconoce a sus familiares más cercanos.

Terapia logopédica.

La estimulación cognitiva del lenguaje tiene como objetivo preservar las funciones cognitivas del enfermo de Alzheimer. Por eso desde el primer momento que surgen los síntomas o se tiene el diagnóstico el paciente debe de ir al logopeda.

El logopeda es un especialista acreditado para rehabilitar las funciones del lenguaje, por medio de diversos ejercicios adaptados a las necesidades de cada paciente, con el fin de relentificar el proceso deteriorado y potenciar aquellas funciones que el paciente aún tiene conservadas. Mejorando así la calidad de vida del paciente y sus familiares.

La terapia del lenguaje es imprescindible en la enfermedad de Alzheimer, para mejorar la comunicación de la persona que lo padece.

El logopeda debe de formar parte del equipo multidisciplinar que atiende a la persona que tiene Alzheimer.

En próximos artículos hablaremos de temas muy interesantes, no dejéis de leerlos.

 

 

Diplomada en Logopedia por la Universidad Complutense de Madrid, Experta en Patología de la Voz, Experta en Intervención Logopédica: Perturbaciones del Lenguaje y la Audición por la Facultad de Alcalá de Henares, Educadora de discapacitados Psíquicos y físicos y he realizado diferentes cursos dentro del ámbito logopédico.

Leave A Comment